Cerca del Triduo Pascual dentro de la Semana Grande; el JUEVES SANTO, 18 de abril, celebrábamos de la Eucaristía de la Cena del Señor, los oficios del Jueves Santo; tras la finalización de la misma, acompañábamos el cuerpo de Cristo hasta el monumento ocupando la capilla del convento de la Madres de Desamparados de San José de la Montaña.