El jueves, 30 de mayo, es el día de la Ascensión. Celebración justo cuarenta días después del Domingo de Resurrección, durante el “Tiempo Pascual”. En esta fecha se conmemora la Ascensión del Señor al cielo, en presencia de sus discípulos tras anunciarles que les enviaría el Espíritu Santo. Es un día festivo en muchos países del mundo, siendo una festividad muy antigua que muestra la glorificación de Jesús. Todo un contrapunto a la humillación sufrida durante el suplicio y la muerte que representa la Semana Santa. La Ascensión de Jesucristo es garantía de nuestra propia subida al Cielo, después del Juicio de Dios.

En muchos lugares, se ha trasladado la observancia al Domingo siguiente. Es lo que se conoce como el Domingo de la Ascensión, que este año será el 2 de Junio y tiene su origen el Nuevo Testamento, Jesucristo se reunió varias veces con sus discípulos durante los 40 días después de su resurrección, con el fin de instruirlos sobre cómo llevar a cabo sus enseñanzas.